sábado, 21 de julio de 2012

Robert Pattinson en la revista Black Book, edición Septiembre 2012 - Nuevo Photoshoot y entrevista

Scans en HQ - Nueva entrevista y nuevo photoshoot de Robert Pattinson en la revista Book Magazine, edición Septiembre 2012. - (La entrevista será agregada pronto)




imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com 

Entrevista

imagebam.com imagebam.com 

Transcripción gracias a  Robstenation


Soy el corazón latiendo de Robert Pattinson y les hablo desde mi casa dentro de su caja torácica. Estamos descansando ahora. Golpeé 70 latidos por minuto, algo que es bastante normal en un hombre blanco de 26 años de edad que, al igual que Robert, está en buena forma, pero no sobrehumana. Robert, debo mencionar, ha estado pasando por, lo que él llama, "una cosa". "Estoy en una dieta de todo-líquido", explica Robert a un interlocutor con un acento no engolado de Londres, esto sorprende a tantas personas quienes no se han dado cuenta de que Robert Pattinson en realidad no es un vampiro llamado Edward Cullen. "Tenía que estar sin camisa para una sesión fotográfica," explica Robert, "Así que le pregunté a un nutricionista por una dieta en la cual una persona todavía pudiera beber tanto como quisiera. Ella dijo que una dieta de puros líquidos". Una prueba más de que Rob no es un vampiro. Los vampiros, en general, evitan las sesiones fotográficas, ya que su destello, agravada por el flash de la cámara, confunde incluso al fotógrafo más experto. Además los vampiros rara vez tienen problemas de imagen corporal y nunca beben. (Su sangre no circula.)

No es incomodo que Robert y yo estemos solos y con pocas personas en una sala - es un club muy caliente, escondido detrás de Papaya King en West Hollywood, es una tarde de sol caliente, muy tranquila - todos nos prestan atención. Robert es, después de todo, el mayor galán del mundo, y yo soy el corazón que late en su interior. Puedo sentir cuando otros corazones se aceleran al momento en que se acercan a nosotros, al igual que el corazón del  del jockey de perro caliente del frente quien pregunta por un autógrafo, mientras le ofrece jugo de mango y los perros kraut en sus trineos de papel alegres, para que Robert finalmente firme una tira de cera de recibo papel. Mi novia te ama", dice, casi disculpándose. No acelere el ritmo en como Robert garabatea su nombre y el de ella (es Mallory) y devuelve el autógrafo como un conocimiento de embarque de un buque de carga completa de inverosímiles fantasías sexuales. 

Robert está vestido como de costumbre, de acuerdo con que el código no escrito de Hollywood, dice que mientras más se le paga menos se preocupa por su aspecto. Y aunque valemos 62 millones de dólares, en el caso de Rob, puedo decirle que, la despreocupación de él es genuina. Esta gorra de béisbol, los tenis negros de correr, la camisa de mezclilla, el tipo de joven Ron Howard, qué está pasando?, estas son nuestras prendas. Un Lope desgarbado, con un poco de inactividad y con el mismo ritmo de holgura que James Dean en Gigante, esa es nuestra postura.

Llegamos aquí en una camioneta blanca con chofer, un hombre llamado Jeff. Es de Phoenix y él es nuestro conductor. Él se presentó hace unos años vestido con un traje y una corbata. "Un look clásico y temporal", dice Robert. Ahora él usa una ajustada camisa negra. Desde el interior de los vidrios ahumados de la camioneta de camino hacia el club, Robert observa todas las tiendas que se encuentran en el bulevar de Hollywood. Ellos leen  los nombres de las tiendas como un juego de Duck Duck: Tienda de recuerdos. Tienda de recuerdos. Tienda de recuerdos. Club de striptease. Este último cuenta con "1000 chicas atractivas. Y 3 de estas son feas. "Me pregunto como ha de ser el corazón de una de las feas. Nunca lo sabré. Soy uno de los afortunados.

En las ventanas de más de una de las tiendas de recuerdos, Robert se ve en los calendarios, en los carteles, en llaveros fabricados en una industria China por un trabajador que se queda mirando fijamente la cara de Rob, sus grandes ojos azules y sus dientes de lupino asomándose tras sus labios fruncidos y sin embargo, aún no nota mi presencia, el corazón de Robert. No tengo sentido de su trabajo o tampoco de su corazón. El hecho de pasar viendo basura barata y compararlo con la cara de Robert no me hace latir más rápido, me marchito. La idea es que las personas obtengan estas llaves con la cara pensativa de Robert, secretos que las cámaras abren y secretos que se mantienen en ellas, esto hace que me acelere ligeramente, ya que raras veces encontramos a alguien fuera de la "industria" en estos días, e incluso si lo hiciéramos, ellos solo estarían viendo a Robert, no a mi. Sería Edward Cullen, ese vampiro rompecorazones que me ha dominado desde el año 2008 y no desaparecerá hasta el mes de noviembre, momento en el cual no podrá morir porque ya está muerto, pero sí podemos, porque fuimos hechos a su imagen, o él a la nuestra. De cualquier manera estamos muy unidos, y la separación podría matar a Robert, causando mi rompimiento. 


Robert y yo hemos pasado mucho tiempo sentados en la parte trasera de los autos estos últimos días, yendo y viniendo a entrevistas en las ruedas de prensa, entrevistas en el set. Así que tanta sesión me pone ligeramente nervioso. La vida sedentaria es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2. También fumar, lo cual felizmente, Robert acaba de dejar. Ahora usa estos tontos cigarrillos electrónicos que brillan intensamente y se sienta en la parte trasera a fumarlos, viendo su rostro, aún reflexionando y deslizándose, él conduce alrededor. Robert lo hace, por supuesto, sabe conducir. Tomó un curso de diez horas en Oregon, creo que para Breaking Dawn. Podría estar equivocado, todas las películas me confunden. Él es un pésimo conductor. "Aprendí por las personas que se estrellan contra mi", explica. Historia divertida, así cuenta Robert: "La primera vez que alguien dijo algo de mi siendo famoso de fue cuando traté comprar un auto hace unos años. Un BMW convertible del 89, por $1,000 que encontré en Craigslist. Fui a las montañas para probarlo y, por supuesto, casi me estrello. Unos días después fuí para comprarlo. Yo había dicho que era actor y el tipo me miró de arriba a abajo. Cuando volví, él dijo, 'Amigo, ¿Has visto que eres el #2 en IMDB?" Pensé: 'Mierda, ahora no podré pedir los 200 dólares de descuento".



Nuestra última película, Cosmópolis, también es relizada principalmente en la parte trasera de un cauto, es muy larga. David Cronenberg la dirigió. Robert interpreta a Eric Packer, un muy aburrido, marginalmente autista multimillonario, quien atraviesa Manhattan de este a oeste en una limusina de diseño especial. Durante el viaje pierde muchos de sus miles de millones por su especulación monetaria desacertada sobre el yen, mientras que el  mundo a su alrededor se hunde en el caos. Este caos, por supuesto, es en gran parte debido a su especulación monetaria desacertada. Él pasa mucho tiempo viendo su rostro, a reflexión y el caos son las causas, deslizándose en silencio. (El auto ha sido "Prousted", con corcho. Busca en Google para entender la referencia). Al final, le disparan y no es asesinado, por un ex empleado descontento interpretado por Paul Giamatti. Ya sea que él esté o no, no importa mucho. A Eric no le importa ya que él tiene dificultades para conectarse con el mundo que va más allá de los números. Él, sin embargo, tiene mucho sexo. Parte de ello es con Juliette Binoche. Esa escena me agitó mucho mientras filmábamos, pero más por todo lo que reímos que por el sexo. "Juliette se golpeó la cabeza con el techo de la limusina", recuerda Robert. Puedo sentir la avalancha de endorfinas que hacen que se le pinte una amplia sonrisa que de inmediato lo convierte de un galán melancólico a un muchacho Inglés agradable con el cual te encontraste un día en el pub. Por esa razón, él rara vez se desploma. Sonreír no es lo que lo define.

La película está basada en el libro de Don DeLillo, por lo que es una historia confusa. La primera línea es como todas las de sus libros, a la vez profundas y absurdas. "Queremos un corte de pelo", dice Eric, saliendo de un edificio de oficinas. La confusión, sin embargo, nos gusta. "Soy fácil de complacer", dice Rob. "Cuando no entiendo algo, me intereso de inmediato". La confusión despierta mi emoción. Lo mismo sucede con la confrontación. Cuando se estrenó Cosmópolis en Cannes en el mes de mayo, latí más fuerte de lo que jamás había latido. "Estaba apunto de defecar en mí mismo", dice Rob por lo nervios. Después de haber hablado con su colon, he concluido que es un a hipérbole. Sin embargo, fue muy emocionante. Hay un tiempo de cesura entre el momento en que los créditos terminan y cuando se prenden las luces, un momento de silencio, interrumpido sólo por mi palpitar ensordecedor. Este es el instante donde el público aplaude, ya sea aplausos o abucheos, cuando nuestra carrera después de Crepúsculo, estuviera igual que el gato Shrodinger, a la vez vivo y muerto. Y en ese momento, palpitaba, tamborileaba y maltrataba el pecho de Pattinson con un un millón de latidos por minuto. "Estaba perdido la cabeza", dice Rob. 



Traducción: Patt Thomas (Hasta este punto)


“Estaba preparándome para pelear contra 1,500 personas. Estaba listo." Habia mucho en juego para el. El habia terminado dentro de Twilight por algo que el llama “suerte”. Y, desde que habia firmado el contrato, habia sido llevado por la corriente. Podrias decir que lo llevaron, o por lo menos lo conducieron. “Yo simplemente estaba llendo de un lado a otro, con mis pantalones abajo y las cintas de mis zapatos desabrochadas, e, increiblmente sin caer. Hasta que llegó esto. Y pense, “oh fuck!” la mayoria de las personas hacen peliculas por 15 años que nadie mira [antes de ir a cannes]. Y ahora yo estoy en Cannes”.

En ese momento, antes de la ola de ecuaciones acerca de nuestra carrera se colapsara en la realidad, es importante notar que la inexperiencia de Rob fue, en parte, lo que le dio el papel como Edward Cullen. Como los autores del ensayo “Twilight y la produccion del idolo joven del siglo 21” coinciden que fue mas o menos el punto. “La estrategia de marketing [del estudio] fue desarrollar el status de celebridad de Pattinson como un producto, producido y promocionado por el medio y las industrias publicitarias. El formar este producto se llevo acabo fusionando la atracción hacia Edward y la celebridad de Pattinson… La falta de reconocimiento publico del actor fue usada [por el estudio] para fusionar a la gente real en los personajes de Twilight que fueron contratados para intepretar, y es asi que los convirtieron en celebridades”. Asi es que ese momento durando los creditos finales en Cannes y antes de que el juicio [de la audiencia] tomara lugar fue el momento del doloroso divorcio entre el corazon sin sangre de Edward Cullen y yo, el latiente corazon de Rob. No tengo idea de cuanto duraron los creditos. Hubo una pausa, y despues un aplauso, un aplauso que desató un mundo de aplausos hasta que todo el auditorio estaba aplaudiendo. Nos estaban aplaudiendo nosotros? Estaban aplaudiendole a David? Estaban apaluadiendo por Paul? No me importaba. Una cosa era segura: no estaban aplaudiendo por Edward.

Aunque hago latir otros corazones, hay pocas cosas o personas o actividades que me afectan. La reaccion imperativa de pelea-o-escapa, ha traido confusion y confrontacion, la solucion: hazlo. Y después hay algunas otras cosas: lati rapidamente hace poco cuando Rob aprendió a patinar. Pero no fue precisamente el aterrizaje despues de una vuelta en el aire lo que me hizo latir, fue, como dice Rob, el hecho absurdo de que “me pudieron haber demandado por 800 millones de Dlls”. (Los vampiros no utilizan yeso ni se lastiman sus tobillos). Tambien estuve emocionado hace poco al orinar. “Me impresione a mi mismo ayer”, cuenta Rob. “Orine por cuatro largos minutos”. Cindy, su vejiga, me dice que es la dieta liquida. Nos emocionamos con escandalos, tambien pero, como Rob lamenta, en estos dias es dificil que ocurran. “Una vez comencé un rumor en Entertainment Tonight de que habia una escena de sexo dentro del baño en Twilight y ni siquiera lo hicieron noticia. Y pense, ‘que rayos? Te estoy dando esa información!”. Lo scat, por cierto, fue algo cercano desde que nos movimos a Los Angeles y viviamos en Oakwoods, un edificio de apartamentos entre Burbank y Hollywood al salir del 101, el cual esta poblado exclusivamente de actores menores y lavados del cerebro que se juntan todo el dia junto a la alberca. Fue, tambien sorprendentemente, donde vivia Screech, y tambien donde su propio video scat fue filmado.

Que mas puede hacer uno para seguir durante esas ruedas de prensa, esos brutales guanteletes de aire recilado? Como Rob lamenta, “puedes tratar de decir las cosas de una manera perfecta pero sabes que a menos que digas algo estupido, por lo cual la gente te haga ver como el malo de todo esto, no vas a tener momentos. Y si no dices nada estupido, alguien de todas maneras se va a inventar algo”. Tomemos por ejemplo la novia de Rob, Kristen Stewart. Ella es una de las pocas cosas que me hacen latir fuertemente. Nuestro romance es, felizmente, sancionado por la industria de Twilight. Como “Twilight y Produccion” lo pone, “los fans parecen estar dispuestos a aceptar su relacion romantica que toma a Pattinson fuera del mercado si literalmente se traduce a sus tan amados personajes”. Asi es que el corazon de Kristen y yo nos juntamos casi todos los dias. Pero no estamos jurados el uno al otro hasta que la muerte nos separe. Rob leyó eso es una revista de chismes recientemente y pensó que era ridiculo. “Hubo una revista, con estas fotos, diciendo que estaba por casarme. Nadie sabe qué es cierto y que no”, dice el exasperadamente. “Hasta mi mamá me llamo preguntandome si era cierto. Y no lo es. Por lo menos, aun no."

Pero es cierto que Kristen hace conmigo algo que nadie mas a hecho. Aunque Dios sabe que Rob no ha sido olvidado por el amor carnal, aun cuando estabamos con otras personas, me he mantenido bajo puerta cerrada. Cuando el vino por primera vez a Los Angeles, el salia con un grupo de atractivas mujeres que el conocia a lugares como el Bronson Bar, pero Rob dejaba adentro a estas coquetas mujeres para salir a fumar fuera con su sueter sobre sus ojos. El estaba escribiendo canciones para Kristen Stewart. En ese tiempo, yo estaba lleno de anhelo al punto de casi romperme, asi es que hubo canciones tristes que sonaban como si hubieran salido del album de Astral Weeks de Van Morrison. “De hecho”,admite Rob. “Estaba tratando de copiar a Van Morrison”. A veces tomaba esas canciones a lugares donde podía cantarlas como Pig’n Whistle y el Rainbow Room donde las podia interpretar frente a dos o tres artistas, ademas por supuesto, de la mesera, la cual, el cuenta, se convirtieron en sus unicos amigos. Me pongo un poco nostalgico al pensar acerca de esos dias, y me hace sentir ligero y un poco sensible al pensar en que si tan solo hubiesen sabido estos dos escritores de canciones que se unian durante el “Hallelujah” o si esas meseras con acentos de Oklahoma y buenas tetas sabian lo que era o en que se convertiría Rob. Me pregunto si él lo sabia.

Después del éxito de Twilight, las cosas cambiaron. Rob, como dice, rompió. “Mi circulo de amigos disminuyo rapidamente”, cuenta Rob, “me gusta ser el parasito, no al revez”. Dejamos de salir, dejamos de cantar en bares. Ahora pocas veces me emociono. Ahora, cuando no es Edward o Eric o alguien mas, Rob vive como hermitaño de Silver Lake. Se despierta y se hace un poco de jugo. Lee sipnosis de libros en Amazon durante un par de horas. Se hace sopa y echa un vistazo a guiones. En gran escala esto son tan solo palabras, envueltas y sin sabor como un caldo de dias, puesto en el microondas y lleno de otras cosas supernaturales. Ocasionalmente, lato cuando algo que el lee me intriga. Como su proximo drama por el director frances-liberiano Jean-Stephane Sauvaire, el cual su ultimo filme, Johnny Mad Dog, es acerca de los niños soldados del Congo. Esta sera filmada totalmente en Iraq. Partimos el proximo mes. Tal vez ahi, el sonido de las balas pasando, o tan solo la posibilidad de que una bala pase por ahi, me causara latir. Hasta que ese momento llegue, nos tomaremos nuestro tiempo en la parte trasera del coche, viendo a una interseccion y esperando a que la luz del semaforo cambie. Jeff pregunta si queremos ir a algun lugar particularmente, pero no estamos seguros. “Nunca voy a ningún lado”. Rob dice de una manera casual, “ni siquiera se donde esta ningún lado”. 

Patt: Por si la entrevistas se les hace confusa. Tratan de hacer como que quien habla es 'el corazón de Robert' haciendo que la entrevista sea más dinamica, pero es solo él, solo es Rob quien habla.



Parte de la Traducción: Robward and Krisella | Gracias a Fashion Scans Remastered | via Pattinsonlife | Vía RPLife

1 comentario:

Fanny Castillo Castañeda dijo...

Ha sido la entrevista mas hermosa de el! Ay si quiero llorar :'((
Fue tan tierna, sentimental, personal, por eso me encanta Rob ♥ pero no me gusta que su corazoncito se sienta asi :(